Vanessa González

Compañeros, Soy Vanessa González, junto a los compañeros que me acompañan   con gran ilusión, llevo años luchando por la dignificación de la abogacía, por la transformación del ICAB en una corporación de derecho público, con un funcionamiento y principios  de democracia participativa, que no sea un mero peaje que se paga para ejercer la abogacía sino para un instrumento de apoyo para el ejercicio de una profesión que cada vez es de mayor riesgo.

Ha llegado la hora de cambiar el ICAB, porque sin su transformación el ejercicio de la abogacía devendrá imposible, para los que más años llevan dedicándose a la abogacía, para los más jóvenes, para las mujeres, para los autónomos, para los que trabajan por cuenta ajena.

No podemos por más tiempo continuar sustentando una corporación de derecho público, que se ha convertido en la casa de unos pocos, en una sociedad cada vez más feudal. La abogacía debe buscar y encontrar una identidad colectiva que le permita avanzar hacia la modernidad y estar a la altura de las transformaciones sociales que van acontecer de manera inminente.

Hagamos historia, hagamos del ICAB la casa de todos los abogados, por primera vez, que los que gobiernen sean abogados con experiencia, especialmente quienes han estando al pie del canon  en el turno de oficio siempre, y que conocen de primera mano la problemática del turno de oficio.

Por la dignificación del turno de oficio, sabéis que desde hacen esta en proyecto la privatización del turno de oficio, y sabéis que esas ideas salieron del ICAB, os recuerdo que los miembros de la comisión de defensa algunos, hoy día en la Junta de Gobierno y  sabéis que la reforma de la ley de Justicia Gratuita, sigue siendo la espada de Damocles sobre las cabezas de los abogados del turno de oficio. Seguimos con una política de opacidad total y a pesar de que se cobre con un retraso de sólo dos meses  nuestras retribuciones recortadas cada vez son absolutamente indignas, recordad también que en su momento la Junta de Gobierno del ICAB anuncio recursos contencioso administrativos contra los módulos del turno de oficio y que sin dar explicaciones no se han continuado con las acciones legales que se anunciaron a los colegiados y se han aceptado sin más  los indignos recortes de módulos del turno de oficio, la realidad es que es tras los continuos recortes y la permisión de la ilegitima intromisión del Departament de Justicia  que incluso decide el número de letrados de guardia por día y que impone los criterios de interpretación de los módulos. Si a eso le unimos el descenso en picado de las asistencias y desginas que todos los que estamos en el turno de oficio hemos sufrido, nos hace estar en situación lamentable,  ya que cuando se dicto la ley 1\96 se cobraba mucho más, en proporción de lo que se esta cobrando ahora.

No debemos olvidar que en la jurisdicción penal se ha interpretado la ley de justicia gratuita en un sentido universalizador de la justicia gratuita, lo que hace que no podamos percibir honorarios profesionales de quienes disponen de medios económicos para pleitear.

Como he dicho antes, la  reforma de la ley de Justicia Gratuita que esta en última fase de tramitación, esta siendo negociada al gusto de nuestros representantes ya que el CGAE esta redactando y negociando un nuevo proyecto, pero tan importante cuestión y negociación se esta llevando a cabo de forma totalmente opaca sin dar ningún tipo de información a los colegiados.

Recodemos también que se han hecho dos congresos del turno de oficio, en el ICAB, donde los colegiados no fuimos escuchados ya que se nombro un comité científico, sin dar explicaciones a los colegiados y este comité fue el que redacto las conclusiones del congreso, que no fueron votadas por los asistentes y ya estaban preparadas antes de finalizar el congreso, ya que no fueron elaboradas por los congresistas no fue un congreso organizado bajo principios transparentes y demócratas.

Se van creando distintos turnos de oficio, sin que el acceso a ellos sea automático y no hay garantías de acceder la formación necesaria.

El criterio pro administración contra letrado que se ha imponiendo es verdaderamente inaceptable.

El ICAB no es gestionado como una corporación de derecho público al servicio de los colegiados, sino de una empresa de servicios, que ha hecho de la necesidad de formación de los colegiados un negocio y no se ha gestionado como el servicio que los colegiados necesitan.

Y ante este panorama hemos visto como la Junta de Gobierno del ICAB se ha negado siempre ha rebajar las cuotas y se han aumentado no sólo por el cobro de la poliza de responsabilidad civil, que antes estaba incluida en la cuota, sino en todos los servicios como fotocopias etc…que antes estaban incluidas en la cuota.

A dia de hoy los colegiados no tenemos información, bajo excusas y pretextos no se detalla cuanto cobra  la gerente del ICAB, y el personal de dirección que gestiona el ICAB, ni se detallan las funciones y rentabilidad colegial,  de dichos cargos que dado el elevado porcentaje del presupuesto colegial que se destina a personal, es acorde a las necesidades de la corporación y en consecuencia redunda en beneficio de los colegiados. Sólo sabemos que el gasto en personal asciende a 8 millones de Euros y sólo el 12 % de los trabajadores del ICAB cobra más de 3.000 euros. Escandolosos Bonus que no sabemos porque  ni a quien exactamente se pagan superan de lejos lo que cobran muchos abogados de oficio en un año. ¿Redunda en el benificio de los colegiados un salario a una gerente y otros directivos que supera lo que cobran muchos ministros?.

Tampoco sabemos cuales son los gastos de representación detallados del Decano y los miembros de la Junta de Gobierno, por lo que el ICAB sigue siendo  totalmente opaco a los colegiados, ni que decir hay de las subvenciones a determinadas asociaciones, fundaciones etc, cuyo motivo desconocemos completamente.

La precariedad en la abogacia va en aumento, las desigualdades crecen de forma exponencial y los fondos colegiales fuera del colegio, con lo que se ha recaudado por la comisión del o,7 podria complementar se la pensión de todos los abogados seniors que después de trabajar toda la vida no llega ni a 600 euros y ayudar a los que más dificultades tienen porque en lugar de fraccionar las cuotas es necesario condonar algunas deudas.

La secretaria del ICAB esta en juego y dado las importantes funciones estatutarias que se atribuyen al secretario\a es absolutamente necesario que los colegiados acudan al ICAB para votar por un  verdadero y auténtico cambio  renovador positivo y esperanzador a un giro de 180 grados hacia la transparencia.

Mi candidatura formada por compañeros  que tienen con muchos años de experiencia  y con gran dedicación el turno de oficio y en el ejercicio de la abogacía, es el aire limpio que nuestra corporación necesita, gente nueva aires renovados, no tenemos contactos políticos, ni con  la burguesía, ni con grandes firmas sólo somos compañeros que vivimos entregados a la abogacía con ganas de mejorar y de que nuestra corporación construya una identidad colectiva que es necesario forjar frente a los ataques a nuestra profesión, cada vez mayores de los poderes públicos.

Creemos que la política debe alejarse del colegio que debe ser una institución neutra y defensora de la libertad de pensamiento, de ideología y de expresión  de los colegiados y de los derechos fundamentales de la ciudadanía.

Con tu asistencia, y tu voto, puedes hacer que no gane la continuidad, de una Junta de Gobierno, que pretenden heredar de sus padres los hijos de los  EX Decanos Pintó y Gay para consolidar las viejas elites y las oligarquias de siempre, depende de tu implicación, depende de tu voto, te pedimos que nos des una oportunidad, para cambiar el ICAB y demostrar que las cosas se pueden hacer de otra forma, que el Colegio es una institución útil, defensora a ultranza de la abogacía y de los colegiados,

Cambiar las cosas depende de ti, esperamos tu confianza y tu voto en defensa de todos